educanto

Revista de Educación Infantil y Juvenil de GITA centroantroposofico.org

EDUCACION HOY: ¿LIBERTAD, O COLOCACION DE LIMITES?

libertadylimites

Para comenzar, quisiera plantear la pregunta: ¿Por qué hablamos de educación?. Cuando se dice: “Educación hacia la libertad”, que incumbencia se le esta dando al trazo de limites, o, ¿la libertad tiene que ver con ausencia de limites?. Sucede, que la libertad puede ser un problema, del mismo modo, como podemos percibir como problemáticos a los limites. La libertad posee muchos matices y algunos son muy crueles. Libertad, simplemente como palabra, no es aun la esencia de la dignidad humana, al respecto es menester saber, que clase de libertad tiene que ver algo con la dignidad humana y con el comportamiento digno del ser humano. Y con los limites sucede lo mismo. Cuando los limites tienen el carácter de prisión, con toda seguridad se encuentra profundamente cuestionada la dignidad del hombre, se encuentra afectada. Cuando empero el limite es una experiencia, donde chocamos y donde justamente junto a esa experiencia limite tomamos conciencia de la libertad, entonces, tenemos esta maravillosa vivencia: ¡Junto al limite despierto y descubro aquello que en realidad quisiera! Y al no encontrarme con limite alguno, no me encuentro conmigo mismo. Hay experiencias de limites, en los cuales tenemos vivencias de prisión y hay otras experiencias de limites, que son un favor. Mediante la misma, de una manera salutífera, es llamada nuestra atención sobre nosotros mismos, vivenciando lo otro como resistencia, despertando entonces a tomar conciencia de nosotros mismos.

limitesninoLa generación de los años 68 buscaba para sus hijos, libertad sin limites. He vivenciado algunos de esos otrora-niños como padres de niños pequeños, y en realidad me encontré con la postura de coincidencia: “Así como se hizo conmigo, yo no lo hago con mis hijos”. Cuando luego se hablo acerca de donde se hallaba el problema, descubrieron, que la consecuencia educativa de poder hacerlo todo, sin limites, era un sentimiento de inseguridad y una carencia de conciencia propia. La conciencia propia, despierta, cuando chocamos. Algunos niños, que han sido personalidades muy fuertes, prácticamente han forzado esas experiencias y esto es lo que hacen muchos niños en la actualidad, que son educados en el estilo Laisser-faire. Obligan al maestro a ponerles limites en la escuela, mediante la desenfrenada provocación. Así, el maestro tiene que actuar y promover las vivencias de limites. Ejercen su provocación durante tanto tiempo, que hasta a la persona mas paciente y tolerante se le acaba la paciencia y luego llega el no, o, el limite, y los niños están felices. Es un despertar, un haber sido tocados, tal vez, dejado allí parado, con una palabra. Naturalmente, que existen métodos de comportamiento pedagógicos diversos y valiosos en estas experiencias de limite.

Esta cuestión de limite y de libertad es una cuestión de conciencia. Y, lo que antecede a esa cuestión de libertad y limite, es la pregunta: “¿En resumida cuenta, porque necesitamos la educación?” Todas estas preguntas “Educación de que y para que, o, que es correcto y que es equivocado”, en realidad solo puedan ser contestadas razonablemente, si nos preguntamos primero, porque el hombre de por si necesita educación. Y entonces, rápidamente nos daremos cuenta, que aun el adulto más capaz necesita aun, un poco de educación. Es evidente a simple vista: Una persona que opina que se encuentra en un estado tal que ya no necesita educación alguna, que ha logrado la madurez cultural, a una persona así, preferimos no frecuentar. Mientras que las personas que se vivencian como aun no maduras culturalmente, siempre son interesantes, son abiertas, tienen preguntas y están interesadas en todo lo que las rodea. Goethe lo formula de una manera muy bella en el Fausto, hace que la persona alegre diga: “Al que se siente hecho, nada le viene bien, siempre agradecido será aquel, que siente estar en evolución”. La dimensión de la critica expresada por una persona, es proporcional a su incapacidad a la auto educación. Oculta esa incapacidad a la auto educación, bajo la constante critica, esto le otorga una aparente satisfacción a la necesidad humana de educación. La necesidad de educación es orientada hacia los demás. Es menester una determinada inteligencia para descubrir las fortalezas de los demás, las debilidades saltan a la vista y contra estas se orienta entonces la critica, para intentar una educación sin éxito ni resultado alguno. Sucede, que a los adultos ya no los podemos educar desde afuera y lo que no da resultado en los adultos, tampoco lo deberíamos intentar en los niños.

Fragmento del ensayo de Michaela Gloeckler
ver el ensayo completo en: http://www.medicosescolares.com.ar/inicio.php?s=23

límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 19, 2015 por en La Primera Infancia, Pedagogía Waldorf, Salud Infantil.

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: